Con el objetivo de generar un vínculo entre el arte clásico y el arte urbano, se diseñaron tres espacios que por medio de dispositivos interactivos permitieron a los habitantes y transeúntes del centro disfrutar de la exposición de las obras del Museo del Prado, a través actividades didácticas y juegos que alegraron el paso cotidiano por la Plaza de Bolívar.