Bienvenida

La Alcaldía de Bogotá reconoce el grafiti como un medio para la democratización del espacio público y el acceso al arte y la cultura desde distintas perspectivas. Distrito Grafiti es el nombre de la estrategia de fomento a la práctica responsable del arte urbano y el grafiti en Bogotá que busca garantizar la disponibilidad de superficies autorizadas para la práctica en toda la ciudad, implementar programas de fomento y pedagogía en torno al arte urbano y dar a conocer a los bogotanos la normatividad vigente para el fortalecimiento de dicha práctica. Esta es una de las estrategias más significativas para la recuperación del espacio público, ya que genera acciones que impulsan el ejercicio de una ciudadanía activa, corresponsable y partícipe en la creación de la ciudad que todos soñamos.

En el marco de esta estrategia generamos inclusión y respeto por la diferencia y nuestros entornos, al tiempo que promovemos el desarrollo de la libre expresión y contribuimos a la modificación de imaginarios, que han señalado el arte urbano como vandálico, transformando dichas percepciones para demostrar que el arte urbano es una práctica que pretende cambiar realidades y transformar argumentos con colores, creatividad y talento.

Los artistas se apropian de los espacios para dar otro carácter a sectores tradicionalmente percibidos como marginales, peligrosos y deprimidos y ofrecieron a las personas una cara diferente del arte urbano. Zonas que antes eran grises y frías, donde ahora hay murales gigantescos que impresionan por su maestría y mueven la imaginación, como bien lo dice Andrés Gamba de Soul Rats: “Eso es lo que hace un grafiti, darle color a las calles, a las zonas grises, a las zonas muertas, a las peligrosas, darles color, darles vida, darles otro ambiente” Miles de metros cuadrados de paredes, la mayoría privadas, que eran tristes a la vista y ahora ofrecen un respiro en medio del rumor urbano. Avenidas que parecían desoladas, donde ahora hay pájaros gigantes, tigres, flores y rostros humanos. Barrios enteros pintados por sus habitantes que, desde lejos, son un mosaico multicolor. En fin, Bogotá se ha convertido en una galería a cielo abierto que todos disfrutan. “El arte urbano responsable es un proceso en el cual, con mi colectivo Demental y ABM, nos hemos preocupado por formar a las nuevas generaciones y el legado que dejamos; les hablamos de darle el valor a cada lugar que pintamos. Los espacios con esta estética pueden solucionar conflictos, hemos recuperado ollas y zonas rojas, el entorno cambia porque la calle se llena de color, las personas pasan y paran a tomarse fotos o vídeos desde los carros”, comenta Fode Barrio, uno de los tres artistas en intervenir con su obra una fachada en la Avenida Comuneros.

Dentro de esta estrategia se han llevado a cabo varios proyectos que dan cuenta de la importancia que tiene el arte urbano en Bogotá, estos buscan generar la transformación social del territorio promoviendo el espacio público como un lugar para la cultura, y garantizando con esto una democratización del arte en la ciudad y que adicionalmente permitan generar acciones paralelas como es la protección del patrimonio cultural de la ciudad.

Distrito Grafiti Bogotá cuenta, desde el 2016 hasta 2019, con 334 intervenciones nuevas promovidas por la administración distrital que se pueden recorrer en 17 localidades de la ciudad y que han logrado crear corredores y recorridos culturales que promueven la práctica responsable del grafiti. Christian Rodríguez, artista urbano y participante del proyecto Distrito Joven nos cuenta como la estrategia de arte urbano responsable ha fortalecido su trabajo: “Hemos podido a partir de este ejercicio, volver esto una oportunidad de apropiación del territorio de una forma responsable, también ha sido una oportunidad y un pretexto para hablar con la gente y poder tener sentido de pertenencia de nuestra localidad”.

Los artistas promueven el respeto por la diferencia y activan y revitalizan ciertos espacios a través de sus intervenciones artísticas, como parte de la estrategia ellos han pintado en parques y colegios distritales, en plazas de mercado y en diversos espacios públicos, generando interacciones con quienes los habitan y un diálogo diferente con los que día a día transitan la ciudad. Cabe resaltar que todas estas acciones se han trabajado de manera paralela con un trabajo pedagógico y de sensibilización con todos los actores involucrados en la práctica del grafiti en Bogotá.

Dentro de estos proyectos, desde el año 2016 se lleva a cabo “Distrito Grafiti-Puente Aranda”, que tiene como objetivo central revitalizar, resignificar, recuperar y propiciar un espacio público adecuado para el uso y disfrute de todos los ciudadanos, a partir de intervenciones de arte urbano en los muros de esta localidad.

De esta manera, se quiere consolidar una práctica corresponsable que genere un diálogo entre el sector público, el privado, los artistas y la ciudadanía, que logre acciones participativas que impacten la esfera social, económica, cultural y urbanística de la ciudad y que permitan la construcción de una Bogotá mejor para todos. “He visto que cada año, crece más, cada año hay más artistas y podríamos decir que ahora mismo Bogotá, Colombia está a la altura del nivel mundial del grafiti y del arte urbano. Hay muchos artistas con mucho talento y sobretodo con mucha identidad” Pez Barcelona, artista urbano.

El grafiti responsable tiende a mejorar el espacio público. No solo lo embellece, también lo puede hacer más seguro. Conecta a los artistas y a sus seguidores con los propietarios de los muros y los comerciantes locales. Hace que la gente cuide más esos lugares por el hecho de que son bellos y, por lo mismo, evita el vandalismo y atrae el turismo.

De esta manera la ciudad se ha consolidado como Bogotá Distrito Grafiti, una ciudad que abre las puertas al arte y la creatividad, la que a través de sus muros cuenta historias, genera sentimientos, establece diálogos y permite soñar mientras se recorren sus calles.

Bienvenidos a esta historia creada entre muchos, entre todos. Lo invitamos a recorrer y disfrutar de Bogotá Distrito Grafiti.